Elm, Ulmus procera, Olmo

Crece en bosques y setos, y las numerosas flores pequeñas en racimo  florecen entre febrero y abril, según como se presente la estación, y abren antes de brotar las hojas.

 Principio

 Se relaciona con el principio de la responsabilidad. A diferencia de otras flotes   esta energía se manifiesta la mayoría de las veces en su forma positiva. En la forma negativa se muestra como «los momentos de flaqueza en la vida de 1os fuertes», cuando los individuos de capacidad y responsabilidad superiores al término medio de súbito se sienten tan agotados que tienen la sensación de no estar ya a la altura de las circunstancias.

Por ejemplo, el propietario de un establecimiento de gran éxito, para el que trabajan cuarenta hombres, teme de pronto no poder tomar una simple decisión comercial, lo cual tendrá consecuencias negativas para su personal. La madre, cuya labor con su gran familia es admirada por todos, cree de repente que la confirmación de su hija menor será un acontecimiento superior a sus fuerzas. El alcalde elegido por la mayoría piensa que no está en condiciones de dirimir una disputa interna de partidos y decide renunciar a su cargo, aun cuando sabe que las consecuencias de ese  aso serán catastróficas  para la ciudad.

Este esfuerzo que hace que los afectados perciban sus problemas  con una perspectiva distorsionada, es siempre un estado transitorio, y los que les rodean se sienten muy inseguros a1 ver de pronto tan pequeño y débil a su héroe, a quien creían invencible.

Además de estas aptitudes, las personas típicamente Elm suelen mostrar una tendencia innata al altruismo que las coloca en posiciones de mucha responsabilidad y normalmente les da la fuerza para llevar a cabo sus cometidos. En nuestro tiempo, esto implica, con bastante frecuencia, que se les endosen más y más responsabilidades.

Por suerte, los caracteres Elm se identifican plenamente con sus deberes, pero, por desgracia, a veces olvidan que también son individuos con necesidades personales y que tienen límites físicos. Muy a menudo, la crisis por agotamiento o el estado Elm negativo se presenta cuando una creciente presión profesional coincide con una fase física pasiva condicionada por la constitución de la persona, por ejemplo, al comenzar la menopausia, en fases de biorritmos negativos, etc. Hay momentos en que ya no sirve siquiera ni la motivación más fuerte y el cuerpo exige sus derechos. Esta falta de dinamismo conduce a una pasajera inestabilidad del sentimiento del propio valor.

El error reside en que en esos momentos el hombre se identifica demasiado con su papel social y cree que no le está permitido obedecer las indicaciones de su Yo Superior que lo exhorta a la moderación. Olvida que todo individuo siempre y en primer lugar es responsable de si mismo y que lo inmediato es cumplir as dictados de su alma, y luego enfrentarse con las expectativas que los terceros cifran en su papel.

Por consiguiente, los estados de depresión del tipo Elm pueden interpretarse como «llamadas al orden» para no dejarse llevar por las ideas y las especulaciones de la personalidad hasta el extremo de debilitar el vínculo con el Yo Superior. Por cierto, e1 hombre puede expandir considerablemente los límites de su capacidad, pero no los puede romper en tanto habite en un cuerpo humano.

Los esotéricos ingleses califican con bastante acierto la energía de las flores de Elm como las «sales volátiles psicológicas». Elm da fuerzas a los fuertes en sus momentos de flaqueza, los despierta de sus sueños de impotente insuficiencia y, por decirlo de alguna manera, los vuelve a plantar con ambos pies sobre el suelo de la realidad. Se clasifica así la visión para captar las correctas proporciones del problema y las propias aptitudes. La persona vuelve a saber quién es y que esta vez también saldrá adelante sola, o con la ayuda que le vendrá en el momento oportuno y del lado oportuno.

 

 

Síntomas clave del estado Elm

 

Sensación pasajera de inseguridad: incapacidad de cumplir sus cometidos y estar a la altura de las circunstancias.

 

 

Síntomas en estado de bloqueo

 

  • La persona se siente de pronto arrollada por sus deberes.1
  • Tiene la impresión de que la responsabilidad amenaza con ahogarla.
  • Tiene la impresión de carecer de la fuerza suficiente para hacer frente a todo lo que debe y quiere hacer.
  • · Fases de agotamiento y desaliento en personas de carácter fuerte que han perdido transitoriamente la confianza en sí mismas
  • Sentimientos pasajeros de inseguridad por la extenuación.  
    •   Duda por un momento de sus capacidades y su aptitud para un determinado cometido.
    • No sabe por dónde empezar.
      •   Se deja llevar a una situación en la que se le considera im­prescindible y cree que no puede escapar ya a tanta res­ponsabilidad.
      •  Asume tantos cometidos que ya no puede hacerse cargo de nada más.

 

 

Potencial en estado transformado

 

  • Innata postura altruista.
  • Sigue una vocación interior.
  • · Talento superior al término medio, aptitudes firmes.        
    • Positiva personalidad rectora.
    • Gran responsabilidad.
    • Seguridad y confianza en si mismo.
    • Persona responsable, en la que se puede confiar.
    • Inconmovible en su convicción de que la ayuda siempre vendrá en. el momento oportuno.
    • Está dispuesto a intentar lo imposible cuando se trata de salvar dificultades para los demás.
    • Es capaz de ver los problemas en su verdadera proporción.

 

 

Recomendaciones para las personas en estado Elm

 

  • Recapacitar que se es un individuo y que también se tienen obligaciones para con uno mismo.
  • En la planificación del trabajo para el futuro, intercalar más fases de descanso y recreo.

 

 

 

11. ELM (REMEDIO T)

 

 

Aspectos positivos

 

El aspecto positivo del carácter Elm es el de personas muy hábiles, que suelen asumir posiciones de responsabilidad y resuelve situaciones con fuerza, potencia y capacidad.

Tienen los dos pies bien apoyados en la tierra, saben donde pisan, ven los problemas en su adecuada proporción y son conscientes de su propia valía.

Suelen ser lideres positivos y naturales, seguros de sí mismo, confiados y confiables, que asumen sólo las responsabilidades con las que pueden cargar.

Son personas que se preocupan por el bienestar y mejoramiento de otros y poseen el firme conocimiento interior de que pueden ayudar, a pesar de las dificultades que surjan.

Es una energía que habitualmente se muestra en su aspecto positivo, el de la persona responsable, capaz, eficiente e intuitiva.

Generalmente estas personalidades sustentan posiciones de importancia. Pueden ser figuras claves en la industria, empresarios, altos ejecutivos, presidentes, ministros de estado, doctores, maestros, enfermeras, o pueden tener mucha gente a su cargo, así como padres de familia numerosa.

Tienen que tomar decisiones de importancia y saben que tienen la habilidad para hacerlo.

 

 

Frecuentes Verbalizaciones

 

  •   Tengo tanto que hacer que no sé por dónde empezar.
  • Doy vueltas y vueltas, el tiempo se me pasa y no hice nada de lo mucho que tenía que hacer.”
  • Me abruma que todos descansen en mí.
  • ” Estoy haciendo más de lo que puedo.”
  • Si bien siempre he manejado este tipo de situaciones, siento que en este momento me sobrepasan.
  • Siento que en este momento hago demasiado y quisiera dejar todo.”
  • Me cuesta discriminar si soy yo el que me exijo o es la situación a que me exige tanto.”
  • Me siento abrumado” (también puede ser por un dolor físico).
  • ‘No puedo organizar mis ideas.,  “Estoy como desordenado mentalmente, desorganizado.”
  • No sé por dónde agarrar primero.
  • Me estalla la cabeza.
  • ‘Me agoto con sólo ver todo lo que tengo que hacer.”
  • ‘Sé qúe puedo hacer lo que tengo que hacer muy bien, y soy perfectamente capaz de hacerlo con facilidad, pero en este momento con sólo pensar en las muchas cosas que tengo que tener en cuenta, la cantidad de personas que dependen de mis decisiones, me siento exhausto, sin fuerzas, como si jamás fuera a poder tener las riendas de la situación en mis manos otra vez.

 

 

Si Elm ha sido bien indicado

 

Uno de los efectos del remedio es que permite que la mente se torne más tranquila para poner cada problema en su justa perspectiva y ser pensado con mayor claridad, racional y metódicamente. De esta manera la personalidad vuelve a adquirir mayor confianza en sí misma que es lo que se había perdido temporalmente.

Alivia los dolores, los hace más tolerables, aunque éstos no desaparezcan.

 

 

En su forma negativa

 

  • Se revela como “los momentos débiles de los fuertes”, cuando estas personas tan hábiles se hallan tan exhaustas que creen que ya no pueden cumplir más con sus tareas.
  • Para los que aun sabiendo que pueden, sienten en exceso el peso de sus responsabilidades.
  • Por su gran sentido de responsabilidad, el paciente se identifica demasiado con su profesión o sus obligaciones.
  • Para situaciones momentáneas de gran exigencia.
  • Para situaciones transitorias de depresión, cuando la tarea em­prendida se hace demasiado pesada.
  • Personas exhaustas por algún dolor físico difícil de soportar.
  • Personas agobiadas por dolor de muelas, cabeza, ciática, contrac­turas en el cuello.
  • En psicosis para la ideación disgregada que abruma e invade al su­jeto. Elm ayuda a que pueda controlar mejor la afluencia de material psicótico que bombardea su yo.
  • Para los estados de congestión en gripes, resfríos, cansancio.
  • Cuando la persona es invadida de pronto por la sensación de temor a no poder tomar ni una simple decisión más.
  • Cuando teme que las decisiones que tome pueden resultar dañinas.
  • Cuando se tiene la sensación de que ya no se puede hacer frente ni los requerimientos cotidianos.
  • En accidentes cerebro-vasculares.
  • Cuando los problemas comienzan a aparecer con una perspectiva  distorsionada.
  • Para aquellos que se encuentran exhaustos de repente, o en crisis,  debido a las presiones momentáneas de la situación.
  • Para determinados momentos especiales en la vida como, por ejemplo  al comienzo de la menopausia.
  • Para aquellas personas que se ven sobrepasadas por presiones, tanto físicas como ambientalmente, y se sienten débiles de repente con fluctuaciones en su autoestima.
  • En fases de desaliento y agotamiento en personalidades usualmente fuertes, cuya seguridad en sí mismas ha desaparecido temporalmente.
  • Para aquellos que dudan circunstancialmente de su capacidad de poder cumplir con determinada función, que en otro momento era sencilla para ellos.
  • Para los que se hacen cargo de demasiadas cosas y ya no dan más”, pero ése es su rol habitual.